Mitos sobre la sexualidad masculina

La Boca Mojada también habla por y para los hombres.

Las personas, independientemente de su sexo o género, deben vivir su sexualidad plenamente y para poder hacerlo debemos redefinir los marcos sociales que nos han torturado por tanto tiempo. 

Es importante saber que el pene no es la única zona excitable de los hombres. De hecho, existen otras zonas del cuerpo que los excitan como por ejemplo, los lóbulos de las orejas, los glúteos, la entrepierna, el ano, la zona detrás de las rodillas y el pecho. 

Desterremos el mito de que los hombres le entran a todo lo que pesa más que un pollo. A la hora de decidir con quién tener sexo con otra persona, los hombres al igual que las mujeres, tienen en cuenta muchos otros factores incluyendo la personalidad, la atracción física y la atracción sexual.

Además, es INJUSTO asumir las preferencias sexuales de una persona por una falta de erección en el momento o pensar que es culpa de nosotras que no se dé esa erección. Algunas razones por las que puede ser difícil tener una erección incluyen: los nervios, el trago, algunos medicamentos, el estrés o el cansancio físico. 

Una cosa es la respuesta de excitación y otra el deseo sexual. La primera constituye la fase inicial para llegar a un orgasmo. La segunda depende de unas áreas muy especificas de nuestro cerebro que determinan el tipo de respuesta del cuerpo ante estímulos sexuales. Es cierto que los hombres logran excitarse en menos tiempo que las mujeres, porque la respuesta de excitación de las mujeres requiere más estimulación. Sin embargo, al confundir la respuesta de excitación con el deseo sexual confundimos que los hombres siempre tienen ganas, siendo esta una idea reduccionista y sin sustento. 

-La Boca Mojada