5 recomendaciones para vivir una sexualidad plena

Muchos se imaginan que vivir una sexualidad plena es sinónimo de ir a una tienda de juguetes a compararse un vibrador, disfrazarse, saber hacer un "buen oral", hacer todas las posiciones habidas y por haber, entre muchas otras cosas. Falso. Aquí te van 5 recomendaciones que te ayudaran a vivir una vida sexual plena. 

1. Cada persona, independientemente de su sexo biológico o género vive una sexualidad única y diferente que está marcada por sus experiencias de vida, sus valores y sus creencias. Si basamos nuestra vida sexual en los deseos del otro antes que, en los nuestros, si nos concentramos en pensamientos que nos hacen sentir culpa, si las decisiones que tomamos están dirigidas hacia evitar prejuicios sociales y encajar dentro de lo “normal”, estamos condenados a la insatisfacción sexual. Simple.

2. Concientizar NUESTRAS necesidades es uno de los principios fundamentales para vivir una sexualidad plena. Por ejemplo, lo que a mí me puede generar mayor placer en la cama puede no ser tan placentero para Fulana o Zutana. Fulana se puede sentir cómoda con su cuerpo y usar una pieza de lencería con todas las de la ley. Entonces, incluir la ropa interior sexy en una de sus experiencias íntimas puede resultar cool. Sin embargo, si Zutana usa la misma lencería que Fulana, pero no se siente cómoda o segura en ella, entonces va a tener una mala experiencia pues su atención va a estar centrada en la incomodidad y el estrés que le genera utilizar esa prenda, inhibiendo la respuesta de placer. Sentado esto, es muy importante tener claros nuestros deseos, necesidades y expectativas cuando se trata de buscar tener una vida sexual plena, pues solo así podemos adoptar conductas que nos permitan suplirlas.

3. Por supuesto, la única forma en que tu pareja sabrá lo que quieres y no quieres es si se lo comunicas (verbal o no verbalmente). Mucha gente asume que su pareja los conoce y simplemente no quiere o no le importa suplir esas necesidades. Asuman menos porque nadie es adivino. Comuníquense constantemente pues a medida que el ser humano cambia y crece, evolucionan también nuestras ideas y expectativas sobre una relación.

4. Por otra parte, conocer nuestro cuerpo es clave para vivir una vida sexual plena. Conoce TU cuerpo. La autoexploración te va a permitir conocer las zonas que más te gustan y así poco a poco descubrirás lo que más te funciona a ti para alcanzar un orgasmo. Lo cierto es que, nunca tendremos una mejor relación que la que podemos tener con nosotros mismos.  

5. Si estás teniendo una experiencia intima con alguien asegúrate de que sea una experiencia mutua en donde ambos elijan, experimenten y compartan. Expresar nuestras necesidades no quiere decir que no suplamos las de nuestra pareja. Las relaciones sexuales deben ser recíprocas, bidireccionales y generosas.

Lo más importante para vivir una vida sexual plena es que las decisiones que tomemos sean autónomas y nos generen tranquilidad. 

- La Boca Mojada