Todo sobre la "adicción" a los vibradores.

Es muy probable que hayas escuchado que después de usar un vibrador los orgasmos con tu pareja no volverán a ser iguales, que te puedes volver adicta y que te desensibilizan. 

Los vibradores pueden traer mucha felicidad, diversión y exploración. Sin embargo, las ideas producto de los mitos alrededor de los juguetes sexuales sugieren que no uses tanto tus juguetes si quieres seguir teniendo una buena vida sexual en pareja. Por ejemplo, se dice que su uso termina quitándole sensibilidad al clítoris y, por tanto, llegar a un orgasmo cuando tenemos se**o con nuestra pareja es más difícil y frustrante. Lo cierto es que, el clítoris, como cualquier otra parte del cuerpo se puede entumecer si se estimula durante mucho tiempo. Si nos pasamos aplaudiendo todo el día lo más probable es que se nos duerman las manos. No obstante, esta sensación es pasajera y NO HAY FORMA ALGUNA de que se vuelva permanente. 

Otra de las ideas alrededor de los vibradores es que, una vez empiezas a usarlos, no puedes tener orgasmos de otra forma. Esto es en parte cierto pues si se usa el vibrador como ÚNICA forma de masturbación, el cuerpo se acostumbra y llegar a un orgasmo por otros medios resulta más complicado. Lo mismo pasa si únicamente practicas sexo oral o masturbación manual. Por esto, es muy importante variar en las formas en las que nos damos y damos placer. 

Además, es común escuchar que los juguetes sexuales incrementan las posibilidades de que desarrolles una infección vaginal. Esto puede ocurrir si no los limpias con frecuencia y no mantienes la higiene adecuada. Cada vez que los uses, límpialos. 

Y eso es todo por hoy, 

-La Boca Mojada.